0

‘BATC – Familia’: 21 – La primera ruptura

broken heart emo ‘BATC – Familia’: 21   La primera ruptura

Ocupar las horas durante el día era fácil. El trabajo se ocupaba de no dejarte pensar demasiado. Lo malo venía por las noches. Yo ya empezaba a ser todo un experto en eso del insomnio y eso me traía de cabeza. Normalmente era completamente imposible quedarse levantado por la noche viendo la televisión. Pero con todo esto del cambio de ciudad, era tal el desastre que se había generado en toda la casa, que todos pasaban de todos por completo, así aprovechaba el caos de las cajas que había por todos lados para quedarme en una esquina del salón viendo la televisión. Recuerdo que esa comunidad tenía antena parabólica –toda una novedad para mí-. Dando vueltas por las sintonías me encontré con la MTV, ese canal musical del que tanto había escuchado hablar y que jamás había visto. No podía ponerme a saltar y gritar porque eran como las dos de la madrugada, pero aseguro que me alegré horrores. La MTV se convirtió en mi compañera de demasiadas madrugadas.

Llegó el viernes y no podía estar más de subidón. Viajando sólo, con mi música, sin padres y camino de reencontrarme con mi chico. El viaje pasó volando y no me había dado cuenta cuando ya estaba de nuevo en mi ciudad. Pasé de las clases de informática como el que pasa de una mierda. Me fui corriendo a la parada del autobús para llegar lo antes posible al lugar donde este chico daba sus clases de baile. Cuando llegué le pillé en plena clase, así que no hubo recibiendo efusivo, al menos por el momento. Terminó el primer grupo y ahí tuvimos cinco minutos para poder darnos un achuchoncillo en condiciones. Ahora tocaba esperar al segundo grupo y por fin estaríamos solos. Sólo me dijo que tenía algo que contarme.

Pasado ese rato por fin pudimos ponernos al día… en todo. Una vez más calmados, mi chico aprovechó para contarme entre risas todo lo ocurrido con la dichosa carta, las caras de la madre y las aventuras que se tuvo que inventar a la hora de traducirle a la madre. Le pregunté por esa cosa que tenía que contarme. Me dijo que había vuelto con su ex novia. Decía que lo hacía por su madre. No me podía creer lo que estaba escuchando en ese momento. Ahora sí se había terminado mi noviazgo, no sin antes apuntarse un polvo de despedida. Ya que había sido con él con quien había experimentado “mis primeras veces” en tantas cosas, ahora tocaba añadir a su lista “la primera vez que me sentía utilizado por alguien”. Agarré mis cosas y me fui. No le volví a ver hasta pasados unos años.

‘Bear and the City’ – Síguelo desde el capítulo 1
Imagen - F.E.


Escribe un comentario