‘BATC – Familia’: 30 – Fotomatón

Desde el mismo momento que le vi me di cuenta que ya no era lo mismo. Podríamos culpar a todo lo ocurrido hasta ese momento, o también podríamos culpar a su tremenda falta de cojones años atrás. Que cada uno elija la opción que quiera. Había pasado de ver a mi gran amor a ver a un hombre demacrado que no dejaba de rogar una continuación de algo que ya no existía. Se me hizo raro ser yo quien tuviera ahora el control de elegir.

Se iba acercando la hora de volver a casa. Los autobuses que iban a mi casa estaban contados y más aún los fines de semana. Así que no había lugar a un “esperamos al siguiente”, aunque tampoco era lo que quería. Él quiso hacerse unas fotos conmigo en un fotomatón. Si la cita me había parecido fría y desagradable, el resultado de las fotos fue de terror. Él intentaba sonreír sin apenas ganas y yo me limitaba a pasear una cara sin gesto ninguno. Dijo que le gustaban las fotos y se quedó con tres de las cinco. A mí me dio las otras dos. Más las miraba y más patéticas las encontraba. Las guardé en la cartera.

Faltaban escasos cinco minutos para que llegase mi autobús. Su mirada indicaba que estaba buscando un beso como loco. Podría ser de las cosas que menos me apeteciesen en ese momento, pero encontraba que sería la peor de las despedidas eso de irme levantando la mano y punto. Tuvo su beso y me fui. Jamás le volví a llamar.

Podrían pasar como seis o siete años cuando me diese de bruces con él en un bar una noche. No supimos cómo saludarnos, aunque sí que fuimos más naturales que la última vez. Me presentó al chico que estaba con él en ese momento y me volví con la gente con la que había ido al bar. A día de hoy no le he vuelto a ver.

‘Bear and the City’ – Síguelo desde el capítulo 1
Imagen – LdP

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Sé el primero en comentar