‘BATC – Familia’: 32 – Jugar a la ambigüedad engancha

Some like it hot

No fue una mala época. Sólo fue un año y pico hasta ir de cabeza al servicio militar. Durante ese año sólo me arrepiento de una cosa y fue de haber jugado con los sentimientos de dos chicas. La única explicación válida en estas dos historias es exactamente la misma. Las peleas con mi padre me terminaban por cansar y más de una vez pensé en que quizás podría ser posible probar a tener algún tipo de historia con una chica. Algo dentro de mí se preguntaba si no podría ser posible una conversión.

Esa nueva imagen que paseaba por el pueblo, tanto para bien como para mal, acababa por llamar la atención. Algunas chicas se acercaron para conocerme. Unas por mera curiosidad de saber el nombre del nuevo bicho raro del pueblo y otras por, según ellas, atracción. A raíz de esta nueva imagen comencé a ocultar a esta nueva gente la que era mi realidad, jugando siempre a la ambigüedad con todo el mundo. Y puedo jurar una cosa: jugar a la ambigüedad engancha.

Antes de darme cuenta me había convertido en una de las caras conocidas del pueblo. Las chicas me querían conocer. Pasaban por delante de la tienda donde trabajaba y se paraban a ver al chico de las pintas raras, el del aspecto atormentado, y eso les gustaba. Los chicos guapos que resultaban ser tontos del culo me envidiaban y me odiaban. Eran siempre ellos los que comenzaban a levantar rumores acerca de una homosexualidad más que acertada. Pero los otros chicos guapos, los más inteligentes, veían en mí a un aliado con el que conseguir conocer a las chicas que aún se les resistían. Por lo que mi vida, durante un tiempo, se convirtió en un patio de instituto. Interesante, divertido, pero un tanto patético teniendo en cuenta las edades.

‘Bear and the City’ – Síguelo desde el capítulo 1
Imagen – PLM

Te puede interesar

Categorías

Bear and the City

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *