‘BATC – Amigos’: 10 – Ni de comer, ni de beber

Como siempre, y gracias a la anestesia, fue más el susto que otra cosa. Lo malo fue ver que el piercing lo había puesto de cualquier manera. Aunque la culpa fue mía, ya que estaba más pendiente de la situación con ese acompañante repentino que en decirle al ATS de qué manera quería que fuese todo.

Antes de salir de la clínica, el ATS me dio un consejo/orden: hoy, ni de comer, ni de beber. No hizo falta preguntar la explicación al dato. Pero no hice caso. Me faltó tiempo para llamar a un amigo y enseñarle la nueva adquisición. Dependiendo del tipo de amigo podía correr más o menos peligro. Digamos que este era del tipo peligroso, pero no hubo pecado, sólo una erección que provocó un sangrado bastante alarmante. Ese fue el motivo del no pecado.

Volvía a casa conduciendo. Justo ese viaje fue especialmente relajante. De repente me encontré en la autovía con las ventanillas abajo, mi música y el brazo izquierdo apoyado en postura “molo-todo”. Si tenemos en cuenta que mi histeria siempre fue algo bastante marcado, disfrutar de ese momento de calma fue algo que valoré hasta el punto de seguir recordándolo hoy.

Llegué a la puerta del garaje y noté algo húmedo en la entrepierna. Mire de forma instintiva hacia abajo y vi que el pantalón estaba manchado de sangre hasta casi las rodillas. Mal rollo. Ahora entendía esa extraña calma.

‘Bear and the City’ – Síguelo desde el capítulo 1
Imagen – BP

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Sé el primero en comentar