‘BATC – Amigos’: 24 – Guardando mis etiquetas

Y el momento llegó. Elegí para el momento al chico sin novia. Era el más charlatán de los tres, el más abierto y siempre teníamos algo con lo que echar un buen rato de conversación, ya fuese música, cine… lo que fuera.

Íbamos en su coche, no recuerdo donde pero era por trabajo. Le comenté que había algo que le quería contar. De repente me vino un ataque de risa que no pude parar. Él se quedó un poco mosca por mi reacción y preguntó que a qué venía esa risa. Le expliqué que, esa situación, los dos en el coche, ya con uno años los dos y estando queriendo hablar de lo que quería hablar, se me hacía tan infantil que me había dado risa. Luego le expliqué que todo venía a que me parecía algo injusto y muy poco maduro estar simulando algo que poco tenía que ver conmigo y más aún cuando estaba comenzando a tener una muy buena relación con ellos.

Entonces le fui explicando sin entrar en detalles el porqué de mi traslado a esa ciudad y que mi pareja era otro chico. “¿¡¿Y tanto misterio para esto?!? Ya me pensaba que ibas a decir que habías matado a alguien o algo por estilo. ¡Qué gilipollas!” Y se echó a reír después. Le resultó extraño que yo hubiese dado tantas vueltas para contar algo así y a mí me extrañaba su buena reacción. Fue ahí donde descubrí que todo el mundo que yo llevaba recorrido hasta ese momento era igual a cero y que debía guardarme mis famosas etiquetas en el bolsillo, al menos durante un tiempo más.

‘Bear and the City’ – Síguelo desde el capítulo 1
Imagen – FBD

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Sé el primero en comentar