Bear and the City: 05 – Basura

Este es uno de esos momentos que, por más que quisiera, no me iba a olvidar en la vida. Volvía en el coche con mi padre, los dos sólos. Yo, como siempre, con mi música sin prestar atención a nada más. Entonces mi padre bajó el volumen de la música y preguntó, “¿Tú qué clase de relación tienes con tu amigo ‘tal’? -No vamos a dar nombres porque no merece la pena.- Recuerdo quedarme totalmente sin aire y adoptando una tonalidad blanco nuclear como nunca más en la vida he podido conseguir. Me explicó que mi madre, “mientras limpiaba”, había encontrado una carta “de mi novio”. Su pregunta fue, “¿eres parguela?” Si hay un término despreciable para referirse a un gay en Andalucía, ese es “parguela”, y yo la estaba escuchando de boca de mi padre.

En un intento de hacer la cosa más suave y viéndome totalmente acorralado y sin saber cómo reaccionar dije, “soy bisexual, pero ya no estamos juntos”. No fui capaz de decir nada más. El resto fue una serie de insultos y gritos de los que jamás me he podido olvidar. Frases de la categoría de “Eres una basura” o “Cuando llegues a casa haz por inventarte algo con tu madre, no vaya a ser que se muera” fueron la carta de presentación de los siguientes años, años en los que hubieron más insultos por el estilo y algún castañazo que otro por el mismo motivo.

Te puede interesar

Categorías

Bear and the City

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

3 comentarios

  1.   Kamaji dijo

    El dolor que sentirías ante el rechazo de tu padre y familia debió de ser muy fuerte, pues ya no era sólo el colegio la prisión, sino que también tu núcleo familiar se convirtió en esta última. No obstante, a pesar del desprecio recibido en tu entorno, has sido fuerte y has seguido adelante, optimista, con un humor y una personalidad carismática (los amigos/as que tenemos en común son de la misma opinión). Todo eso tiene un mérito enorme, pues muchos se habrían venido abajo y tendrían una personalidad, quizá, un poco gris, todo lo contrario que tú. 🙂
    En mi familia tengo a mi primo que es gay y mi prima que es lesbiana, pero, por suerte, cuando dijeron a la familia su condición sexual, todos lo tomamos con la mayor naturalidad (son otros tiempo, está claro), aunque hasta el momento de comunicárnoslo, nos confesaron que lo pasaron muy mal por miedo al rechazo familiar.

    1.    El Gato dijo

      Ese ha sido uno de los motivos por el cual continuar en este blog con esta “sección” -por llamarla de alguna manera-. En el otro blog entraban chavales muy jóvenes y daban las gracias por compartir todas estas vivencias. Algunos pedían consejos y otros solamente pasaban por sentirse acompañados en su cruz diaria. Realmente merecía la pena todo el trabajo.

  2.   Oscar dijo

    Yo por suerte no he vivido nada de eso en mi familia, recuero que un dia viendo Trilogia de Nueva York, en la escena cuando está la madre que el le dice: “Si no aceptas como soy, no tienes un hueco en mi corazon”, mi madre estaba en la cocina y subi el volumen de la tele a cosa echa y le dije a mi madre despues: Has oido??? pues ya lo sabes.
    No puedo ni imaginarme lo mal que lo pasaste, pero como dice Kamaji: has sido fuerte y has seguido adelante, optimista, con un humor y una personalidad carismática
    Y eres un sol de persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *