Bear and the City: 28 – Amigos problemáticos

Me resultaba gracioso quedar con esta gente a tomar algo un sábado. Llegabas a un lugar y te topabas con diez o quince tíos más grandes que carros de paja, algunos ya con unos añitos, y todos hablándose entre ellos llamándose por el nick de internet en vez de por el nombre real. Parecíamos los X-Men, solo que gordos, maricas y más guapos, por supuesto.

Con uno de ellos llegué a tener una buena amistad. Jamás tuvimos sexo entre nosotros y no porque yo no lo intentara. Con esto no digo que servidor sea un psicópata del sexo y tenga que cepillarme a todo bicho viviente. Es sólo que, estando de juerga, ¿quién no se pone tontorrón con la segunda copa? Este chico y yo habíamos dormido juntos varias veces y, claro, el cuerpo reacciona al roce. Qué le vamos a hacer. Pero no, nunca hicimos nada.

Este chico era un tanto problemático a la hora de ligar. Cada vez que se le acercaba un tío guapo con intención de invitarle a una copa, este se ponía nervioso y actuaba como si le hubiesen puesto una pistola en la nuca. Entonces me tocaba entrar a mí e intentar facilitarle al pobre extraño el camino de acceso a mi amigo. ¿Cual era problema aquí? Pues que, tanto intermediar entre uno y otro, al final el extraño se acababa por fijar en mí en vez de en mi amigo. Ya la habíamos cagado del todo. Menos mal que las cosas nunca terminaban ahí. Y es que mi amigo no era persona de soluciones fáciles y amistosas, no. En el momento que veía que el extraño se disponía a besarme, mi querido amigo hacía su entrada triunfal y me metía la lengua hasta el punto de llegar a paladear lo que por mi estómago se estuviera paseando. Obviamente, el extraño se daba la vuelta y se iba. Una vez sacaba mi amigo el metro y medio de lengua, se excusaba diciendo, “Se había fijado en mí primero”.

Te puede interesar

Categorías

Bear and the City

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Oscar dijo

    La primera parte del post hijo parece que estes hablando de mi jejejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *