Bear and the City: 32 – Vikingo con sorpresa

Una vez de vuelta en casa, no sé por qué, pero me dio por pensar que todo iba a quedar en esa noche de sábado, por lo que no me molesté en volver a llamarle. ¿Qué conseguí con eso? Parecer que me estaba haciendo el duro y gustarle todavía más al vikingo. -Amantes de llamar a vuestros ligues de una noche a las seis horas de haber salido de sus camas. Si de verdad queréis algo con ellos, no los llaméis… nunca. Os llamarán ellos. Y si no lo hacen, siempre podréis aprovechar dignamente ese tiempo de ventaja para buscar a otro tío, bobas.-

Sólo una frase: “¿Te vienes a dormir esta noche?” Ese fue el comienzo de dos meses en los que pasé todos los fines de semana en la casa del vikingo, haciendo uso de nuestra química y escuchando sus mil y una historias en las que se repetía su coletilla de siempre, “nos conocimos follando”, unas dos mil doscientas veces a la hora.

De repente una tarde todo eran malas caras y nerviosismo. Yo siempre he pecado de preguntón, así que no tardé ni un minuto en intentar saber qué era lo que estaba pasando. Me dijo que no pasaba nada, que nos íbamos a dar un paseo, que no había tenido un buen día en el trabajo. Nos fuimos a un lugar tranquilo y allí siguieron sus aventuras de “nos conocimos follando”, pero con un tono más serio.

En una de esas aventuras sexuales se comenzó a poner más y más serio. Me contó acerca de un accidente y un condón roto. Después de dos meses de relaciones sexuales me confesó que era seropositivo.

Te puede interesar

Categorías

Bear and the City

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

3 comentarios

  1.   Kamaji dijo

    ¡Sorpresón del 15! ¡La madre que parió al vikingo!

  2.   Oscar dijo

    Ops!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *