Bear and the City: 40 – Una buena persona

Pero la situación en esa casa se volvió insostenible en menos de dos semanas. El jovencito venía a pasar lista en el mismo momento que yo volvía del trabajo, no vaya a ser que se encontrara el culo del novio cambiado de lugar. Y yo, la verdad, ya venía lo suficientemente quemado como para aguantar las tonterías de nadie… porque eso eran tonterías. ¿Cómo me puedes venir con esos celos después de haberte conocido bajándote los pantalones? ¡Venga ya, hombre!

Esa misma semana se encendió una lucecita. Me dijeron de ir a visitar a otro de los osos del grupo. Este era uno de los que vino de visita no hacía demasiados meses, justo cuando conocí al novio del jovencito. Qué decir de este hombre. ¿Sabéis de esas personas que son buenas por naturaleza? Pues así.

Después de un rato hablando sobre el trabajo, y teniendo en cuenta que no había día que no me perdiera conduciendo por no conocer la ciudad, este hombre me ofreció su casa para pasar lo que quedaba de semana, ya que él vivía muy cerca de donde yo estaba trabajando. El jovencito vio el cielo abierto y apoyó la idea de momento. El cambio su novio no tuvo la misma reacción. Sonrió sólo con la mitad de la boca y me dijo que “hiciera lo que quisiera”. Me quedé.

Llegados a este punto todo debería haber ido como la seda, pero no fue así. Había algo dentro de mí que ya no funcionaba. Mi grado de saturación había llegado a un punto que yo mismo sentía como peligroso. Algo se aproximaba y no era bueno.

Esos primeros días se acabaron convirtiendo en otro cambio más de residencia. Mi “amistad especial” con esta pareja finalizaba ahí. Puede que esa fuese la única acción inteligente de ese año entero. Al desaparecer de la cama de esta pareja, ambos de relajaron, sobre todo el jovencito, y de nuevo pudimos volver a tener una relación cordial en la que nunca más se volvió a sacar el tema de la cama.

De todos modos, pasar por tres casas en menos de tres semanas es algo que no le recomiendo a nadie. De nuevo a empezar, pues siempre que cambies de techo te va a tocar empezar con todo, lo creas o no.

Te puede interesar

Categorías

Bear and the City

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Álvaro Perera dijo

    Una buena decisión en el momento indicado! Ahora a ver que tal la New Life…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *