Bear and the City: 59 – ¿Qué me pasa, doctor?

Debajo del mismo techo, durmiendo en la misma cama, comiendo en la misma mesa, trabajando juntos… pensaba que serían motivos de sobra para volver a estar como al principio. Claro, que no me paré a tener en cuenta los aspectos negativos, como podían ser cualquiera de mis acciones, cada una más errada que la anterior, mi falta total y absoluta de paciencia y la enorme grieta que yo mismo había creado con mis celos. De haberlo visto así desde el primer momento jamás me hubiese metido en aquella casa. Pero no lo vi y me metí directo en la boca del lobo.

De todos modos no podía estar yo más ciego. Mi dependencia era tal que cualquier buena contestación, cualquier momento juntos, lo que fuese, me servía para sentir que ya le había recuperado. Desde que me levantaba por la mañana, mi único pensamiento era en pasar el día lo más rápido posible para que pudiésemos estar nuevamente solos en casa y volver a dormir juntos.

Pero claro, yo no contaba con los fines de semana. Putos fines de semana. Sólo dos días que podían parecer dos años enteros… y bisiestos. Yo no entraba dentro de sus fines de semana y lo peor es que jamás me había parado a pensar en ese pequeño detalle. Claro… que también llevaba sin pensar en nada coherente unos pocos meses.

El estrés volvió a sorprenderme nuevamente, aunque esta vez estando despierto. Menos mal. De repente salía a la calle y sentía como si mil agujas aterrizaran en mi espalda sin venir a cuento. Una vez entraba dentro de algún lugar cerrado, las agujas desaparecían. Aun siendo yo de lo más anti-médicos, esa sensación me había conseguido asustar lo suficiente como para no tardar ni dos días en visitar a uno. Resultó que había desarrollado una alergia al sol. Casualidad que fuese verano, ¿no? ¡Jódete sin playa! El médico me recetó una crema, la cual había que ponerme con la habitación casi a oscuras para que no me diera el sol. No le quise preguntar el porqué. Aproveché de paso para pedirle algo para facilitarme el dormir por las noches. Un gran error por mi parte teniendo en cuenta mis conductas adictivas habituales.

Así que el verano se desarrolló con una más que estúpida alergia al sol, viviendo en casa de un ex que pasaba de mí como de comer mierda y con unos fines de semana sólo en casa en los que ocupaba el tiempo adobando pastillas para dormir con alcohol.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *