Costa Rica: rechazan proyecto de ley por las uniones civiles

Costa Rica rechaza uniones civiles

Justo Orozco

En un movimiento antigay y discriminatorio, recientemente, el Congreso de Costa Rica, nombró de manera insólita como presidente de su Comisión de Derechos Humanos a un polémico pastor evangélico de actitudes abiertamente homófobas. Este diputado evangélico, Justo Orozco, es un implacable opositor a los derechos LGTB y principal gestor del reciente rechazo parlamentario al proyecto de ley por los derechos del colectivo homosexual costarricense.

Como era de esperar, esta falsa Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa, finalmente terminó rechazando esta semana un proyecto de sociedades de convivencia (unión civil), que pretendía garantizar legalmente los derechos patrimoniales a las parejas del mismo sexo. La decisión de la comisión se llevó a cabo en medio de protestas de activistas del colectivo homosexual. “Se trata de un retroceso en materia de derechos humanos en Costa Rica”, afirmó el diputado Carlos Góngora, jefe del opositor Movimiento Libertario.

Marco Castillo, presidente del Movimiento Diversidad, que representa a la comunidad LGBT costarricense, denunció que esta votación es sólo una prueba más que se agregará a un expediente que presentarán en los próximos días ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con el fin de denunciar que Costa Rica se encuentra violando los derechos humanos de las minorías.

El proyecto de ley de sociedades de convivencia, propuesto por diversos grupos de civiles, tenia como objeto el reconocimiento de derechos civiles como seguro social, herencia y pensión a las parejas del mismo sexo, y enfrentaba la fuerte oposición de la Iglesia católica.

Más información – Amnistía Internacional reivindica el matrimonio gay
Fuente – Sentido G
Foto – Telenoticias 7

Te puede interesar

Categorías

Homofobia, Matrimonio

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *