CUERNOS: Solución o no (Así… en frío)

Así leído el título parece que sea una bomba de relojería, pero nada más lejos de la realidad –no seamos alarmistas-. Cuando tratamos el tema de las parejas abiertas –eso sí que era una bomba de relojería- se hablaba de un problema principal: la pérdida de la pasión. El desgaste del día a día es algo tan simple y tan dañino a la par que incluso dándonos cuenta muchas veces no hacemos por buscar una solución a tiempo.

Uno, en su aburrimiento y su rutina, quizás prefiriendo dar prioridad a asuntos que de verdad nos pueden dar unos buenos quebraderos de cabeza –exacto, ya hemos hablado de la crisis y sus resultados-, deja de lado un asunto de vital importancia como son las relaciones íntimas de pareja. Somos tan cortos que muchas veces no nos damos cuenta que después de un buen polvo todo se ve más claro y preferimos ahogarnos en nuestros problemas en vez de ahogarnos entre los brazos y las piernas de nuestras parejas.

Y en uno de esos pensamientos se cruza el yogurín de turno: alto, bajo, rubio, moreno, gordo, delgado, peludo, lampiño, fibrado, cuadrado que te cagas… y te está mirando… sí, a ti. Cinco minutos después ya habéis tomado un inocente café –qué no harás en una hora, facilona-. ¿Pero quién se resiste a un yogurín?

Te puede interesar

Categorías

Opinión

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *