Gays y Maricas y Viceversa o el poder de un insulto (I)

Parece mentira que a estas alturas del partido aun se use como insulto -o que nos demos por insultados- la palabra “maricón”. “De loca a loca y tiro porque me toca” siempre hemos usado mil y un insultos de este tipo como parte de nuestro vocabulario en conversaciones con los amigos gays y hetero, siendo considerados hasta graciosos en algunos casos.

En las últimas semanas se han podido ver dos ocasiones en las que en televisión se ha usado el termino “maricón” como calificativo despectivo. La primera -y me parece mentira el mero hecho de recordarlo- fue Marujita Díaz en el programa ‘Sálvame’. La folclórica se mofó de la operación de reasignación de sexo de la ex concursante de ‘Gran Hermano’ Amor. La canaria, con su lengua de doble filo habitual y su rapidez para contestar, le decía a la folclórica que con su operación y los años que portaba la Díaz, seguramente “sentiría” ella mucho más. Marujita saltaba con un “¡Que te calles, maricón!. ¿Tu que eres, tío o tía?. Porque yo no se si este es él o ella”. Amor arrancaba a llorar. El presentador del programa, Jorge Javier Vázquez, le decía a Amor que no se debía dejar influir por este tipo de calificativos, ya que por esa regla de tres él también debería sentirse insultado y no era así. Amor decía que le dolía que una señora con su edad y sus tablas le hablase de esa manera.

Te puede interesar

Categorías

Opinión

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *