IRLANDA: Discriminación de religiosos a maestros en las escuelas públicas

Las escuelas irlandesas resultan ser un ambiente incierto para los educadores homosexuales, dado que en estos centros educativos aun dominados por la Iglesia Católica, estos trabajadores corren el riesgo de ser discriminados y hasta ser despedidos si se conoce su orientación sexual debido a una insólita ley que permite a los empleadores religiosos penalizar a sus trabajadores por acciones que vulneren su estatus religioso.

Actualmente la iglesia no tiene la misma posición dominante en la sociedad irlandesa, y más aun luego de los escándalos de abusos a menores y el cierre de la embajada del Vaticano en el país. Pero la influencia de la iglesia aún permanece casi intacta en dos espacios claves: la escuela y la ley familiar, ambas reguladas por una Constitución Nacional que lleva impreso el legado de un pasado profundamente católico.

Una muestra de ello es que un 90% de las escuelas primarias irlandesas son dirigidas por la iglesia y aunque el estado pague el salario de maestros y profesores, los religiosos las administran y contratan a los maestros y profesores.

Un caso discriminatorio por los religiosos fue el ejercido a Leo Kilroy, de 34 años, quien solía enseñar en una escuela primaria católica en Dublín. Kilroy declaró su homosexualidad casi cerca de sus 30 años tras dejar su trabajo en la escuela.

“Una de las razones por las que yo fui más libre para declarar mi homosexualidad fue que estaba ya fuera del sistema escolar. Una persona gay o lesbiana en una sala de profesores tiene que autocensurarse”, afirmó el maestro.

Actualmente Kilroy dicta clase a profesores y es tesorero de un grupo que representa a maestros gay, lesbianas y bisexuales de escuela primaria. Este grupo cuenta 45 miembros de un sector con un estimado de 31 mil trabajadores de la enseñanza.

Fuente: Actup

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *