Los homosexuales son tan buenos padres como los heterosexuales

Marc, Thor y su hija, Lily

Familia homoparental estudio

Un estudio británico pone contra la pared el mito homófobo de que los hijos criados por parejas homosexuales crecen con problemas. Este análisis confirma que los temores de algunos intolerantes sobre que los niños adoptados o hijos de parejas homosexuales llevan una vida peor que los de una familia heterosexual son totalmente infundados. Este resultado se obtuvo de acuerdo con el primer estudio sobre cómo crecen los niños y padres de familias no tradicionales comparados con los de hogares heterosexuales.

El estudio de la universidad británica exploró de manera detallada las experiencia de ciento treinta familias adoptivas, buscando los aspectos más importantes de las relaciones familiares, el bienestar parental y la adaptación del menor. El estudio comparó tres tipos de familias adoptivas, aquellas encabezadas por padres gays (41), por madres lesbianas (40) y por padres heterosexuales, 49 familias.

De acuerdo con la profesora Susan Golombok, coautora del estudio, “en general hemos encontrado más similitudes que diferencias en nuestras experiencias con distintos tipos de familia, por lo que la preocupación acerca de los efectos potencialmente negativos para los niños por ser ubicados con padres homosexuales, según nuestro estudio, carece de fundamento”.

Este reporte fue llevado a cabo por el equipo del Centro para la Investigación Familiar de la Universidad de Cambridge (CFR en inglés) y fue publicado recientemente por la Asociación Británica para la Adopción y la Acogida (BAAF en inglés), coincidiendo con la Semana de la Adopción y Acogida LGTB, que se está realizando en el Reino Unido del 4 al 10 de marzo.

Más información – Gallup revela que un 3.4 de la población de EE.UU es LGBT
Fuente – FLW
Foto – On Milwaukee

Te puede interesar

Categorías

Adopción, Igualdad

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *