Matrimonio gay en tiempos de crisis (II)

Uno no puede ser gay, conseguir casarse con el hombre de su vida y que le empiecen a llover los problemas como si fuesen piedras afiladas. El amor todo lo puede –eso es lo que dice mi anillo de boda-, pero el amor no me paga las facturas, no paga el alquiler, no paga la comida… no paga nada. ¿Qué hacemos los que a día de hoy hemos conseguido casarnos? ¿Dejamos que el día a día nos destroce la pareja a base de hostias? ¿Culpamos a nuestros políticos por haberse reído de todos nosotros, homosexuales y heterosexuales? Por desgracia creo que es tarde hasta para liarse a collejas con Zapatero y compañía. No sé ustedes, pero yo estoy cansado.

Supongo que también podríamos habernos casado en otro momento, pero me gustaba ese. Ese era el nuestro. Los proyectos iban saliendo adelante y era el momento. Vaya una leche encontrarse luego con toda esta feria. Si encontrar un trabajo está difícil, más difícil está encontrarlo cuando ya tienes unos años, o eres de fuera, o mil historias más que te ayudan a seguir recibiendo portazos… los mismos que a todo el mundo. Quizás no seamos tan raros y hasta tengamos los mismos problemas que las parejas heterosexuales.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.