Xavier Bettel, el nuevo primer ministro abiertamente gay de Luxemburgo

Primer Ministro luxemburgués Xavier Bettel (izq.) junto a su pareja Destenay Gauthier

Primer Ministro luxemburgués Xavier Bettel (izq.) junto a su pareja Destenay Gauthier

El pasado miércoles (4), el liberal Xavier Bettel tomó juramento como primer ministro del Gran Ducado de Luxemburgo, convirtiéndose en el primer mandatario abiertamente homosexual en asumir este máximo cargo del Gobierno luxemburgués. Con esta asunción Bettel, de 40 años, se ha sumado a la lista de mandatarios abiertamente homosexuales que ocupan la jefatura de gobierno de un estado soberano, como el caso de la islandesa Jóhanna Sigurdardóttir y del primer ministro belga Elio Di Rupo. El nuevo gabinete de Bettel, contará como viceprimer ministro a Étienne Schneider, un político luxemburgués también abiertamente homosexual.

Desde su anterior elección como alcalde de Luxemburgo en octubre de 2011, Bettel se ha convertido en una de las figuras políticas más sobresalientes y destacadas de la escena política del pequeño ducado europeo. Su asunción como primer político ha sido visto como un cambio histórico en Luxemburgo, que provocará reformas sociales como el matrimonio igualitario, que se comenzó a tramitar en agosto de 2010.

El pasado mes de noviembre Bettel aseguraba sobre este tema: “el matrimonio homosexual podrá llevarse a cabo. De momento, en Luxemburgo tenemos que revisar lo relacionado con el matrimonio, la religión y las leyes de divorcio. Pero no creo que vaya a ocurrir en los próximos cinco años, ocurrirá el año que viene”. Este progresista político abiertamente gay nunca ha vacilado en aparecer acompañado de su pareja, Destenay Gauthier, en diversos actos oficiales.

Más información – Nuevo embajador Wally Brewster llega a R. Dominicana con su esposo
Fuente – Towleroad
Foto – Motthegioi

Te puede interesar

Categorías

Igualdad, Política

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *