¿Para qué ser un gordo solitario cuando puedes ser un oso exitoso? (I)

Si será por soluciones. Hoy no liga el que no quiere. Incluso si lo que quieres es encontrar pareja estable. Dentro de la comunidad gay han nacido tantas subcomunidades, estilos de vida, grupos… llámalos como quieras, que llega a ser realmente difícil no encontrar tu lugar en alguno de ellos.

Te pegas toda una infancia de mierda, soportando palos en el colegio, escuchando lo de “maricón” hasta en sueños, con algunos kilos de más por no decir que eres un “gordo cabrón”, deseando cada día que acabe esa fase de tu vida en la que todo, absolutamente todo es malo para ti.

Pasas una adolescencia con una colección de porno escondida que ríete tú de la biblioteca pública y sus libros por orden alfabético. Pero bueno… al menos no hay doscientos niñatos heterosexuales con las hormonas revolucionadas hasta el punto de ir enseñándote el pito y proponiéndote actos que mejor esconder, no vayas a tirar su hombría por el suelo el resto de sus vidas.

Pero un día te despiertas, eres un adulto, tienes internet y por casualidad descubres que toda tu vida estaba mal enfocada. No eres un gordo maricón que debería perder doscientos kilos de grasa y media vida, todo ese pelo que te envuelve todo el cuerpo menos la cabeza no da asco. Resulta que, después de tantos años, eres un oso y además eres el tío con más éxito del chat, aunque ahí apremia lo de ser “carne fresca”… pero oye, hasta eso es aprovechable, ¿no?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Sé el primero en comentar