Bear and the City: 17 – Limpieza

Pensándolo bien, parte del problema lo tenía resuelto. No tenía un duro en el bolsillo, por lo que las drogas se habían terminado. Lo único que tenía que superar era el no estar todo el día pensando en las ganas de tomarlas que tenía, un punto primordial en toda esta historia. Como siempre, era mi cabeza mi peor enemiga.

Esos días acabé cambiando mis horarios al cien por cien. Vivía por la noche, justo en las horas en las que sólo encuentras canales de Teletienda en televisión. Siempre comenzaba a relajarme cuando comenzaba a amanecer. Era en esa hora y poco en la que mejor podía pensar. Necesitaba un trabajo, pero lo necesitaba ya. Tenía que salir de esa habitación para algo más que no fuese mear o comer. Una vez hecha la lista mental de ideas para el día siguiente, caía rendido. Otro día tirado a la mierda.

Pero el trabajo llegó y llegó rápido. Un buen trabajo que además iba con lo que siempre me había gustado: la carretera. De nuevo la motivación, el dinero y las ganas de conocer gente. Pero claro -siempre hay un pero-, mis amigos ya no estaban y con la única gente que mantenía algo de contacto era con una pareja hetero, amigos de mis últimos compañeros de piso, que también solían consumir coca. Esta pareja estaba formada por un niño bien, un chico que tuvo todo lo que quiso durante toda su vida, y una chica de pueblo con la virtud de repartir cariño a diestro y siniestro durante las 24 horas del día. Eran una pareja que a simple vista no pegaban ni con cola, pero, no sé por qué, hacían de las mejores parejas que he visto en mi vida. El tipo de consumo que llevaba esta pareja era el que yo llamo de “moderna desmadrada”, ese tipo de gente que tiene la coca donde el resto guardamos el Ferrero Rocher, que sólo la saca en las ocasiones especiales pero que, una vez que la saca, no paran hasta que se acaba.

Las cosas no tenían por qué ir mal otra vez… o al menos no demasiado mal, siempre que se hiciera uso de ese control que yo aún tenía impoluto y hasta con el envoltorio puesto por no haberlo usado nunca todavía.

Te puede interesar

Categorías

Bear and the City

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *