puñalada

‘BATC – Amigos’: 30 – ¿Para qué están los amigos?

Pero, ¿para qué están los amigos? De esta parte nunca se enteró mi pareja. Fueron sus amigos los que le dejaron con el culo al aire una vez rompimos. Ver a su propia gente venir a mi casa –cuando ya no vivíamos juntos- a darme pelos y señales de las veces que se habían puesto de coca estando conmigo, me sirvió para demostrarme a mí mismo que, al menos esta vez, no fui yo el equivocado.

publicidad
jefe final

‘BATC – Amigos’: 28 – Otro principio del fin más

Ese debería haber sido el principio el fin, otro principio del fin más. Pero no lo fue. Mi familia andaba en pleno divorcio con guerra incluida, por lo que lo de volver al nido familiar quedaba descartado. Además me gustaba esta gente nueva, me gustaban mucho. Tenía que haber algún modo de resolver las cosas.

katrina

‘BATC – Amigos’: 27 – Crisis en el paraíso

La noche, el alcohol, la música y el dulce cansancio de trasnochar provocaban momentos de esos en los que las verdades salen casi disparadas por la boca. Esta fue una de esas noches en la que todo iba saliendo perfecto. Los locales eran una pasada, la música perfecta, las copas… todo era perfecto. Tan perfecto que, estando en la barra con este chico, el del coche, giré la cabeza –ya con varias copas entre pecho y espalda-, me lo quedé mirando y le dije, “No viene porque dice que no estáis a su altura. Que él tiene un estatus”. Se sonrió y me dijo, “Que le jodan”.

juerga

‘BATC – Amigos’: 26 – ¿Hay hora de vuelta?

Esta gente me volvió a llamar. Preguntaron si iríamos los dos con ellos y a qué hora nos veríamos. Dije que iría yo sólo y que cuanto antes nos viésemos, antes empezábamos. En menos de una hora estaba en la puerta de mi casa el chico al que días antes le había contado que yo era gay. Si también era cierto que mi relación con todo el grupo era excepcional, con este chico había algo más, una unión más fuerte.

generalizar

‘BATC – Amigos’: 22 – Generalizar por generalizar

Una de las grandes verdades que cualquiera aprende con el paso de los años es esa de que no se puede generalizar por generalizar. Decir que el lugar donde me había ido a vivir era una mierda era generalizar. Sólo había conocido esa parte que tenía que ver con ese que era mi pareja. No puedes tachar a toda una ciudad de superficial porque sí, por tus malas experiencias… o sí… bueno, eso ya va a gusto del consumidor.

fracaso

‘BATC – Amigos’: 21 – Condenada al fracaso

Siempre me llamó la atención eso de ver cómo toda esa gente que alardeaba de todo lo que tenían y lo que habían conseguido sin apenas esfuerzo, luego eran los más débiles y los que más problemas acarreaban. El que no tenía problemas con las drogas terminaba pegándole a la pareja –o apaleado por la misma, que de todo hay en la viña del Señor-.