John Travolta envuelto en una vorágine de escándalos sexuales

John Travolta

En las últimas semanas, el actor estadounidense John Travolta, ha rechazado todas las acusaciones en su contra que lo inculpaban de acoso sexual. Hasta el momento un total de siete hombres de distintos puntos de Estados Unidos han acusado a Travolta de intentar obligarlos a tener relaciones sexuales con él. De este grupo, tres de estos demandantes, son masajistas.

El último caso sucedió a principios del mes de mayo, cuando un masajista demandó al artista de 58 años asegurando que había intentado tener relaciones sexuales con él. Esta persona detalló que el actor le tocó los genitales durante una cita para un masaje, hecho que llevó a levantar una demanda de 2 millones de dólares por daños y estrés emocional.

De acuerdo con las últimas informaciones, el abogado de Travolta se encuentra en estos días tratando de cerrar un acuerdo extrajudicial con este masajista, dado que pretenden cerrar este episodio de manera rápida y sin mayor difusión, pues el actor quiere acabar con este escándalo lo antes posible.

Diversos trascendidos indican que el masajista estaría conforme con el arreglo fuera de la corte y el nombre del actor no se mencionará para asegurar su confidencialidad. Los abogados de Travolta incluyeron una cláusula que indica que, si el masajista hace pública la historia, será demandado por el doble de la cantidad pagada por el arreglo.

El masajista también se aseguró que, si no se llegara a este acuerdo extrajudicial, está dispuesto a seguir adelante con la acusación en la justicia, dado que no se siente intimidado por la fama del actor. Hace pocos días se mencionó que el actor habría ofrecido la suma de 100 mil euros a uno de los acusadores para cerrar el pleito.

Más información – Queen Latifah salió finalmente del armario
Fuente – Informador
Foto – Vidomosti

Te puede interesar

Categorías

Cine, Corazón

El Gato

Bloguero adicto y redactor del grupo Actualidad Blog desde el año 2009. Un gay no vive sólo de Madonna y Kylie, por desgracia. También existen... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *